Cinco destinos para practicar deportes de aventura

Cinco destinos para practicar deportes de aventura

febrero 12, 2018 0 Por puadmin

Seguramente conoces a alguna persona para la cual el simple hecho de coger un avión para salir de viaje supone una gran aventura. Y seguro que conoces también a más de uno que pasa los días soñando con que llegue el fin de semana para poder descubrir nuevas paredes de escalada, para bucear entre animales marinos o para subir a lo alto de un volcán y lanzarse en parapente. Este artículo es para ellos, y para ti, si sientes la llamada de la adrenalina resonando en tus oídos.

En general no se sabe muy bien qué es lo que tienen los deportes de aventura, pero nos encantan. La confrontación con uno mismo en un entorno privilegiado es uno de los objetivos de miles de viajeros que, año tras año, buscan los mejores destinos para practicar sus deportes favoritos. Hoy te traemos cinco destinos de todo el mundo que son ideales para la realización de cinco deportes de aventuras diferentes. ¿Te apuntas?

Empápate de rafting en Asturias, España. Despídete del calor y di hola a los ríos Deva o Sella. El rafting te permite disfrutar de las frías aguas y los bellos paisajes del norte de España de una manera excitante y diferente. Podrás descender las aguas bravas que corren desde los picos de Europa hasta el mar Cantábrico trabajando en equipo junto con otros siete o seis amigos sobre una lancha neumática encantadora. El rafting es una actividad dirigida (es decir, la practicarás con un monitor preparado) por lo que es posiblemente una de las mejores experiencias a probar por aquellos a los que les gusta la acción pero les preocupa la falta de experiencia.

Escala la roca más alta de Lakatnik, Bulgaria. No lejos de la capital búlgara se encuentra el pueblo de Lakatnik, en un entorno privilegiado en el desfiladero del río Iskar. Las rocas de Lakatnik alcanzan una altura de 250 metros y entre sus pliegues y recovecos se han formado más de cien cuevas y simas, entre ellas la tercera cueva más larga de Bulgaria, Temnata Dupka (agujero oscuro en español). Es el lugar perfecto para los amantes de la escalada, la espeleología y las emociones fuertes; no es de extrañar, puesto que es cuna del alpinismo búlgaro. Si te atreves a desafiar a la altura de las cumbres de Lakatnik, podrás emplear uno de los más de trescientos cincuenta itinerarios de diferente grado de dificultad, y tendrás vistas asombrosas del valle y el río desde cualquiera de ellos.

Fuente: http://bnr.bg

Déjate caer con tu parapente desde la ciudad de Pokhara, Nepal. La tercera ciudad más importante de Nepal es un auténtico paraíso para los sentidos. Su clima suave, las gentes amables, una gastronomía deliciosa y su maravillosa ubicación entre gigantescas montañas (de los 1000 a los 8000 metros) que se reflejan sobre la superficie del lago Phewa convierten a Pokhara en un destino de lujo a un precio asequible. La aventura está servida en Pokhara con actividades tales como la ruta circular del Annapurna o el vuelo en parapente. Este último se comienza habitualmente en el monte Sarangkot y permite al viajero observar desde las alturas los Himalayas, los ríos y la orografía de Pokhara a vista de pájaro (por cierto que también podrías disfrutar de la paracetrería, en la que el vuelo se realiza acompañado de rapaces). Los vuelos normalmente se realizan en tándem (o sea, vuelas con un piloto), pero también puedes volar por tu cuenta si estás cualificado/a para ello pidiendo un permiso de aviación en la misma ciudad.

Fuente: nattule.com

Deslízate por la fría nieve de las montañas de Utah, EE.UU. Quizá en el Viejo Continente no hayamos oído hablar sobre la Meca norteamericana del snowboard, pero en EE.UU. están convencidos de que esta se encuentra en Utah y su nombre es Salt Lake City. Más de diez estaciones de esquí a menos de una hora del aeropuerto así lo confirman. Gracias a su muy acertado enclave en las Montañas Rocosas, las estaciones reciben más de trece metros de nieve seca cada año, lo que convierte las pistas de esquí en laderas blancas y mullidas. Además, la ciudad posee una gran oferta nocturna para que sigas disfrutando cuando la luz se vaya y tengas que abandonar la tabla de snow por unas horas.

Fuente: nattule.com

Siente el calor de un volcán haciendo trekking en Pacaya, Guatemala. El recorrido de los casi 2500 metros del Pacaya es uno de los más populares de la capital guatemalteca. Las dos horas de recorrido de esta excursión se realizan fácilmente (aunque siempre existe la opción de alquilar un caballo para aquellos más perezosos o que sufren de mayores dificultades). Tras un primer tramo en el que la vegetación es abundante, la desaparición repentina del bosque tropical se convierte en una sorpresa para el caminante que, ahora sí, puede maravillarse con la visión del inmenso volcán que expira volutas de espeso humo blanco, a un rimo pausado y constante y con la posibilidad de caminar junto a una lengua de lava ardiente.

Fuente: susanshain.com