Cinco destinos (inesperados) para amantes de la comida

Cinco destinos (inesperados) para amantes de la comida

abril 8, 2018 0 Por puadmin

Si te apasiona la comida (eres un foodie, como se dice ahora) y crees, como nosotros, que no se conoce realmente el lugar al que viajas hasta que pruebas la gastronomía local, es probable que ya hayas probado las cocinas más populares del mundo. Francia, Italia, Japón o Vietnam son países habituales en las listas de destinos gastronómicos y lo cierto es que en el mundo globalizado de hoy no hace falta viajar a Napoles para disfrutar de una buena pizza, a Tokyo para hincharse de sopa de miso o a Burdeos para combinar buen vino con queso.

Con esto en mente hemos estado investigando y hemos descubierto cinco destinos que jamás habrías imaginado que deleitarían tus papilas gustativas. Hazte con un folio y un bolígrafo porque no querrás perdértelos.

Lima, Perú.

¿Qué es lo que hace de Lima un paraíso para los paladares más aventureros y exigentes?  La fusión de elementos gastronómicos procedentes de lugares tan dispares y lejanos entre sí (de la cocina precolombina con las cocinas africana, china, italiana, japonesa y, por supuesto, española) ha dado lugar a una revolución culinaria encabezada por la capital del país, con platos tan cuidados y exquisitos como el tiradito, la parihuela, el cau cau o tacu tacu, el ají de gallina o el arroz chaufa.

La gastronomía de Perú es tan impresionante que fue incluso propuesta para ser declarada Patrimonio de la Humanidad en 2011 y Lima, que es sede de la feria gastronómica más importante de América Latina, ha sido elegida como capital gastronómica del continente.

Parihuela; fuente: www.viajejet.com

Istria, Croacia.

No son solo las playas y los paisajes los mayores atractivos de este hermoso país del sur de Europa. Croacia destaca por una gastronomía muy mediterránea y cosmopolita, ya que su situación geográfica le ha permitido beneficiarse de la influencia de países vecinos como Grecia, Hungría o Italia. En la costa encontramos especialidades en pescado, marisco y crustáceos, mientras que en el área continental la oferta es más rica en carne como el pavo, el cordero o el cochinillo asado.

En los últimos años, Istria ha empezado a atraer a los amantes de la gastronomía como un imán. En esta península se encuentra la muy codiciada trufa blanca (con precios que superan los 3000 € por kilo) y donde se abrió el primer restaurante de lujo. Su cocina típica destaca por la menestra, los fuzi (pasta casera servida con trufas o carne de caza), el prsut (jamón curado) o la fritaja (tortilla).

Fritaja; fuente: croatiareviews.com

Wellington, Nueva Zelanda.

Cualquiera pensaría que el pescado y el marisco son los elementos principales de la gastronomía de esta nación de islas. Sin embargo, aunque efectivamente los frutos del mar forman la base de la cocina maorí, la colonización británica se deja paladear en el gran uso de la carne, desayuno inglés y el típico fish and chips (aunque los pescados británicos son aquí sustituidos por pargo, terahiki o hoki, pescado fresco de la región, obviamente). Un dato curioso que explica la relevancia gastronómica de la capital neozelandesa es el hecho de que la relación bar/restaurante per cápita es en Wellington más alta que en Nueva York.

El plato más tradicional, procedente de la cocina maorí, es probablemente el hangi. Este método, inventado hace más de dos mil años, consiste en cocinar mariscos o carne con verduras con el vapor de una barbacoa hecha en el suelo; el proceso de cocción dura seis horas.

Hangi; fuente: www.covermore.com.au

Dakar, Senegal.

Considerada por muchos como una de las mejores cocinas de África, la senegalesa está altamente influencia por la gastronomía francesa, portuguesa, libanesa y musulmana. Esta última restringe el uso del alcohol en la preparación de los platos y no es muy típica la carne de cerdo, pero esto se compensa con una gran oferta de buen pescado fresco, frutas deliciosas y platos ligeros con base de arroz, mejorados si cabe gracias a la hospitalidad dakaresa.

Pese a lo que pueda parecer en principio, las posibilidades de degustar la comida tradicional en restaurantes populares son enormes en Dakar. Son innumerables los platos en los que el tiep (arroz) se combina con pescado y legumbres, o carne (pollo, cordero o ternera). Quizá el más famoso sea el thiebou dieune, un plato muy elaborado pese a su apariencia sencilla, consistente en arroz blanco, amarillo o rojo con verduras y pescado a la brasa.

Thiebou Dieune; Fuente: africafreak.com

Ereván, Armenia.

La cocina armenia recibe una importante influencia de todos los pueblos que han invadido su territorio por encontrarse en una zona de paso entre Oriente Medio y Europa. Su localización en la antigua ruta de las especias ha dotado a la gastronomía armenia de un toque especial que se combina con la herencia turca, libanesa, rusa e iraquí de este pequeño país.

Son muy populares las sopas y pucheros, así como platos de carne, símbolo de abundancia, como las kuftas (albóndigas, generalmente de buey) o el khorovat (barbacoa de pinchos de carne o pescado). Debido al antiguo carácter nómada del pueblo armenio los lácteos fermentados (como el queso y el yogur) tienen una gran relevancia en su cocina. Ereván, la capital, es una ciudad floreciente que derrocha encanto, en la que podrás disfrutar de las delicias armenias como en ningún otro lugar.

Kufta, un plato armenio